Cuidados y plagas de la madreselva
Consejos de jardinería

Cuidados y plagas de la madreselva

La madreselva es una de las plantas más agradecidas para el jardinero urbano, porque se adapta a vivir en maceta, trepa fácilmente en pérgolas y tutores y florece profusamente. Pero también conviene conocer los cuidados y plagas de la madreselva para que crezca sana y fuerte

 

Cuáles son las plantas que necesitan pocos cuidados
La madreselva es una de las plantas que menos cuidados requiere

La madreselva es una de las plantas favoritas del jardinero, porque apenas tiene dificultad y se adapta a muchos rincones. Está incluida en nuestra lista de plantas que requieren pocos cuidados y también en la de plantas que resisten el sol más fuerte del verano. Le gusta el sol, aguanta las rachas fuertes de aire, florece varias veces durante la época estival y se adapta bien a la vida en maceta. Pero conviene saber los cuidados y plagas de la madreselva para evitar que enferme y muera antes de tiempo.

La madreselva necesita un rincón soleado y un espacio para trepar. A diferencia de otras trepadoras como la parra, la madreselva no lanza zarcillos ni ventosas para trepar por las paredes, simplemente alarga sus tallos para enroscarse en distintos tutores. Por eso, es perfecta para las pérgolas, las espalderas o para que cuelgue desde la altura.

¿Por qué mi madreselva tiene puntos amarillos en las hojas y acaban por secarse?

Una de las plagas que puede afectar a la madreselva es la de la mosca blanca. Y puede resultar muy molesta: la mosca blanca es un insecto chupador que se instala en el envés de las hojas. Resulta engorroso fumigar el envés del a hoja, por lo que hay que tener algo de paciencia. La mosca blanca se trata con aceite de Neem, aunque también se puede fumigar con jabón potásico. Se debe hacer con tiempo seco y al atardecer. Nunca hay que aplicar fungicida de azufre a la vez que el aceite de Neem o el jabón potásico. Se fumiga hasta que desaparezca la plaga.

¿Qué son los bichos blancos con aspecto de algodón que tiene mi madreselva?

La madreselva también puede ser sensible al ataque de la cochinilla algodonosa. No es una de las plantas diana de la cochinilla, pero si está presente en el entorno, puede llegar a la madreselva. Se deben retirar una a una las cochinillas que veamos y fumigar después con aceite de Neem.

¿Por qué las hojas de mi madreselva están pegajosas?

Otra de las plagas que pueden afectar a la madreselva y dejar sus hojas amarillas es la del pulgón. En este caso es fácil de detectar, ya que suelen verse los pequeños insectos de color negro colonizando las hojas. El pulgón se elimina fácilmente con aceite de Neem o jabón potásico.

¿Por qué mi madreselva no crece y apenas florece?

La madreselva necesita sol, calor, agua suficiente y abono anualmente. También una maceta cuyo tamaño sea acorde con el tamaño que queramos que tenga la madreselva. Si deseamos que cubra una pequeña pérgola, necesitará una maceta de buen tamaño. Una jardinera de un metro de anchura por 40 centímetros de altura será ideal para estar planta, que puede crecer con otras trepadoras como el falso jazmín. Cuando la madreselva apenas echa nuevas hojas y no florece suele ser por falta de abono. Se puede agregar un compuesto de nitrógeno, fósforo y potasio anualmente, en bolitas que se van deshaciendo conforme se riega la maceta. Para más información, aquí tiene nuestra guía sobre cómo abonar correctamente las macetas.