El césped requiere cuidados para que mantenga su verdor y tenga un aspecto fresco. ¿Cómo tener una pradera perfecta? Aquí van diez consejos para que nuestro jardín tenga un aspecto inmejorable

¿Por qué será que el césped del vecino siempre parece más verde? Los hay que parecen una moqueta mullida y el nuestro aparece lleno de calvas, ronchones amarillos y hierbajos. ¿La razón? Seguramente, el vecino se anticipó a los problemas, atendió bien la hierba, se preocupó de abonarla correctamente, de airear la tierra, de añadir recebo para repoblarlo…, mientras nosotros, quizá, estábamos muy ocupados tumbados a la bartola.

Existe la creencia de que el césped es lo que menos trabajo da. Los hay que dedican un amplio espacio de su jardín a la hierba con la creencia de que así se despreocupan del terreno. Nada más lejos de la realidad: un césped requiere cuidados regulares, no solo en su parte superior, sino también en su subsuelo.

Una de las principales razones por las que las raíces de la hierba no prosperan y se mueren por zonas es porque se ha apelmazado el suelo, creando la llamada ‘suela’ que impide la aireación del terreno y que lleva a que el agua se encharque. ¿Por qué se apelmaza el suelo? Quizá porque se trata de una zona muy transitada y son nuestros propios pies los que acaban por crear esa suela. Otras veces se debe a que sobre ese espacio se ha colocado algún objeto pesado.

Los diez mandamientos del césped perfecto

LA SIEGA. Cortar el césped es siempre peliagudo. Si se deja al ras, puede secarse la tierra y morir. Si se deja demasiado alto, no llegará al terreno el agua del aspersor. Cada variedad de hierba requiere un corte: infórmate.

EMPAPADO. Las gramíneas son de las plantas que quieren pies fríos y cabeza caliente. Están acostumbradas a que la tierra esté sombreada, fresca y húmeda.

PLANTAR. En primavera, verano y otoño es buen momento para recuperar el césped. Se pueden resembrar calvas enteras, o bien hacer un recebo (añadir semillas en general). Regar después.

ABONO. Debe hacerse tres veces al año: primavera, verano y otoño. Por ello, a mitad del verano es buen momento para aportar alimento: si amarillea es que está necesitado. Debe comprarse un abono de liberación lenta, que aporte el nutriente conforme se vaya humedeciendo. Así, se aprovecha todo y no contaminamos.

AIREAR. El recebo es buen momento para airear el césped. Además de retirar primero con el rastrillo las partes muertas, conviene punzar el suelo. Para ello venden unos zapatos con alfileres en las suelas con los que podemos caminar mientras retiramos los restos muertos, así como al aportar las nuevas semillas. El suelo bien aireado es fundamental para la salud del césped.

¿QUÉ ALTURA? Por lo general, la altura óptima suele rondar los cinco centímetros. Cuanto más fino es, más corto ha de quedar. Cuanto más grueso, más centímetros podemos darle. En Aragón se recomienda el grueso.

RIEGO. ¿Cuánto regar? Depende del suelo: si es arenoso, más. Si es arcilloso, menos. Lo mejor es hacerlo muy abundante pero solo dos días a la semana, así la raíz crece mejor.

TIPOS. Según dónde vivimos, el césped será diferente. En climas húmedos y frescos, se puede optar por el ‘ray-grass’ inglés, de crecimiento rápido y verde intenso. Pero en climas muy cálidos y secos, como el de gran parte de Aragón, es mejor ir a lo seguro con festucas y gramas. Son céspedes muy duros, aguantan la sequía y los pisoteos… A cambio, pinchan un poco al tumbarse y en invierno se suelen poner amarillentos.

¿CUÁNDO? Lo ideal es cortar el césped cada tres días, para que no haya momento en que la tierra pueda quedar demasiado cubierta y la humedad no llegue a empapar. Se pueden guardar los restos para hacer compost.

HONGOS. Cuidado con las infecciones vegetales. Para evitarlas, con el rastrillo hay que ir retirando las partes muertas. El objetivo es que se airee y no se acumule humedad excesiva.

Previous post Diez consejos para ser un buen jardinero
Cortavientos para plantas Next post ¡Socorro, mis plantas necesitan cortavientos!

Un pensamiento en “Un césped perfecto en diez pasos

Comentarios cerrados.

Perfiles en Redes Sociales